Al usar nuestra web aprueba los términos de uso de nuestro servicio y nuestra política de cookies. Usamos cookies en esta web para garantizar el mejor servicio posible.
Leer más
Al usar nuestra web aprueba los términos de uso de nuestro servicio y nuestra política de cookies. Usamos cookies en esta web para garantizar el mejor servicio posible.
Leer más
Home|Consejos útiles sobre neumáticos

Inspección de los neumáticos

Además de realizar el mantenimiento regular, el usuario también debe estar atento a los problemas ocasionales que puedan afectar a sus neumáticos.

Las inspecciones regulares contribuyen a evitar problemas e incrementan la seguridad en la carretera.

Al inspeccionar sus neumáticos busque:

Desgaste desigual de la banda de rodadura: Puede haber un desgaste mayor en un lado de la banda de rodadura que en el otro, formación de ondulaciones con desgaste desigual o exposición del cable de acero. El desgaste irregular puede deberse a un inflado insuficiente, alineación y equilibrio de ruedas incorrectos o problemas de la suspensión.

Banda de rodadura poco profunda: El agarre sobre mojado se reduce a medida que se desgastan los neumáticos. Para ayudar al conductor a detectar problemas de la banda de rodadura, los neumáticos incorporan “indicadores de desgaste de la banda de rodadura”. Se trata de unas barras estrechas de goma situadas en los surcos de la banda. Cuando la profundidad de la banda de rodadura se iguala prácticamente a la de estas barras, es el momento de sustituir los neumáticos.

Objetos que provoquen problemas: Compruebe la presencia de pequeñas piedras, trozos de vidrio, restos de metales u otros objetos extraños que puedan incrustarse en la banda de rodadura y extráigalos con precaución. Estos elementos pueden provocar serios problemas si continúan incrustándose en los neumáticos durante la circulación.

Áreas dañadas: Las grietas, cortes, hendiduras, pinchazos, orificios y abultamientos de la banda de rodadura o los laterales del neumático pueden ser indicadores de problemas serios y es posible que le obliguen a sustituir los neumáticos. Solicite inmediatamente el asesoramiento de un profesional cualificado.

Pérdidas ligeras de aire: Los conjuntos de neumático y llanta pueden perder un poco de presión de aire (alrededor de 2 psi) a lo largo de un mes, aproximadamente. Por ello, si necesita inflar los neumáticos cada pocos días, compruebe el neumático, la rueda y la válvula y, si es necesario, repare el neumático o sustitúyalo.

Tapones de las válvulas: Estos pequeños tapones de la válvula del neumático impiden la penetración de humedad y suciedad. Compruebe que estén montados en sus neumáticos. Además, al sustituir un neumático, compruebe que, al mismo tiempo, se haya instalado un conjunto de válvula nuevo.

Conducir con neumáticos deteriorados puede ser peligroso. Si detecta una irregularidad durante la inspección solicite la examinación de sus neumáticos a un profesional cualificado.