Seguridad de los Neumáticos

Los neumáticos se han diseñado y fabricado con el máximo cuidado para ofrecer un excelente servicio durante miles de kilómetros. Un rendimiento óptimo precisa de un mantenimiento adecuado.

Los principales factores para el cuidado de los neumáticos son:

  • Especificaciones correctas en relación con las del equipo original
  • Presión de inflado correcta
  • Carga del vehículo correcta
  • Desgaste de neumáticos correcto
  • Inspecciones regulares
  • Buenos hábitos de conducción
  • Estado del vehículo

Inspección de los neumáticos

Además de realizar el mantenimiento regular, el usuario también debe estar atento a los eventuales problemas que puedan afectar a sus neumáticos. Las inspecciones regulares contribuyen a evitar problemas e incrementan la seguridad al volante.

Al inspeccionar sus neumáticos, busque:

Desgaste irregular de la banda de rodamiento. Puede haber un mayor desgaste en un lado que en el otro de la banda de rodamiento, formación de ondulaciones con desgaste desigual o exposición del alambre de acero. El desgaste irregular puede deberse a inflado insuficiente, alineación y equilibrio de ruedas incorrectos o a problemas de suspensión.

Banda de rodamiento poco profunda. El agarre sobre mojado se reduce a medida que se desgastan los neumáticos. Para ayudar al usuario a detectar problemas de la banda de rodamiento, los neumáticos incorporan “indicadores de desgaste de la banda de rodamiento". Se trata de unas barras estrechas de goma suave situadas en los surcos de la banda de rodamiento. Cuando la profundidad de la banda de rodamiento se iguala prácticamente a la de estas barras, es el momento de sustituir los neumáticos.

Objetos causantes de problemas. Compruebe la presencia de piedras pequeñas, trozos de vidrio, restos de metales u otros objetos extraños que puedan incrustarse en la banda de rodamiento y extráigalos con precaución. Pueden provocar problemas serios si continúan penetrando en los neumáticos durante la conducción.

Áreas dañadas. Las grietas, cortes, hendiduras, pinchados, orificios y bultos de la banda de rodamiento o en los laterales del neumático pueden ser indicadores de problemas serios y es posible que obliguen a sustituir los neumáticos. Solicite inmediatamente el consejo de un profesional cualificado.
Pérdidas ligeras de aire. Los conjuntos de neumático y llanta pueden perder un poco de presión de aire (alrededor de 2 psi) durante aproximadamente un mes, por ello si necesita inflar los neumáticos cada pocos días, compruebe el neumático, la rueda y la válvula y, si es necesario, repare el neumático o sustitúyalo.

Tapones de las válvulas. Estos pequeños tapones del vástago de la válvula del neumático impiden la penetración de humedad y suciedad. Compruebe que estén montados en sus neumáticos. Además, al sustituir un neumático, compruebe que al mismo tiempo se haya instalado un conjunto de vástago de válvula nuevo.

Conducir con neumáticos deteriorados puede ser peligroso. Si detecta algo anormal durante la inspección, solicite a un profesional cualificado que examine los neumáticos.

Presión correcta

Es peligroso conducir con neumáticos inflados incorrectamente. La presión de inflado correcta de los neumáticos se indica en el manual del usuario del vehículo.

Un neumático insuficientemente inflado no puede transportar la carga prevista y provoca un calentamiento excesivo que puede causar la destrucción súbita del neumático. También puede originar un incremento del consumo de combustible.

Los neumáticos excesivamente inflados pueden perder adherencia y sufrir un desgaste excesivo de la banda de rodamiento. Los neumáticos excesivamente inflados son más proclives a los pinchazos y al deterioro de los flancos.

Para conocer las presiones de inflado recomendadas, consulte el manual del usuario del vehículo. Estas presiones deben considerarse como valores mínimos.

Si sustituye los neumáticos del tamaño original por otros de un tamaño distinto, consulte a un profesional cualificado o al fabricante del vehículo para determinar el inflado correcto de los neumáticos nuevos.

Comprobación de la presión del neumático
Compruebe la presión de los neumáticos, incluido el de repuesto, al menos una vez al mes y antes de efectuar un desplazamiento largo. La presión debe medirse con el neumático frío, es decir, antes de iniciar la marcha. En caso contrario, es posible que se haya calentado y que la presión interior también se haya incrementado. Esto es normal.  Nunca "desinfle" o reduzca la presión de aire de un neumático calentado.
Si no se mantiene el inflado correcto, la banda de rodamiento puede desgastarse rápida e irregularmente, se dificulta el manejo del vehículo, se incrementa el consumo de combustible y el neumático se calienta en exceso, lo que puede provocar el fallo de éste. (Si se constata una pérdida de aire o un inflado insuficiente continuado, un experto deberá inspeccionar el neumático y sustituirlo).

Alineación de las Ruedas

La alineación y el equilibrado son un factor importante para la seguridad, el confort y el kilometraje máximo de los neumáticos. Inspeccione al menos una vez al mes sus neumáticos para comprobar si presentan signos de desgaste irregular o daños (por ejemplo, cortes, grietas, hendiduras, penetraciones, bultos e impactos).

Un desgaste irregular de la banda de rodamiento puede deberse a una presión de inflado incorrecta, alineación incorrecta, equilibrado deficiente o mal estado de la suspensión. Si no se efectúan correcciones, puede incrementarse el deterioro de los neumáticos. Estas condiciones reducen la vida de servicio de los neumáticos y pueden provocar la pérdida del control del vehículo, así como graves lesiones corporales.

Compruebe periódicamente la alineación con los valores indicados en el manual del usuario siempre que tenga indicios de que se producen problemas de tracción o vibración.

Carga Correcta

No sobrecargue los neumáticos. Es peligroso conducir con neumáticos sobrecargados.

La carga máxima admisible de los neumáticos se indica en la pared lateral del neumático. No sobrepase estos valores. Los neumáticos que soportan cargas superiores a las máximas permitidas para un uso específico generan un exceso térmico que puede provocar la destrucción súbita del neumático. El neumático puede sufrir un daño integral que no se percibe externamente (aunque se extraiga de la llanta y se inspeccione).

No rebase los valores de peso bruto en ningún eje del vehículo. Consulte en la placa de características del vehículo o en el manual del usuario del vehículo los valores de pesos brutos sobre ejes. La observancia de las instrucciones sobre cargas del fabricante del vehículo garantiza que los neumáticos no se sobrecarguen.

Si sustituye los neumáticos del tamaño original por otros de tamaño distinto, los neumáticos de recambio deberán disponer de una capacidad de carga igual o superior a la de los originales y su diámetro total no deberá ser +/-2% para preservar la circunferencia de rodamiento correcta. También deberán ser compatibles con el vehículo y las llantas si éstas deben cambiarse.

 

Load Index

 

J

K

L

N

P

Q

R

S

T

U

H

V

W

Y

Max Km/h

100

110

120

140

150

160

170

180

190

200

210

240

270

300

 

Speed Symbol

 

LI

Kg

 

LI

Kg

 

LI

Kg

 

LI

Kg

 

LI

Kg

 

LI

Kg

 

LI

Kg

67

307

 

74

375

 

81

462

 

88

560

 

95

690

 

102

850

 

109

1030

68

315

 

75

387

 

82

475

 

89

580

 

96

710

 

103

875

 

110

1060

69

325

 

76

400

 

83

487

 

90

600

 

97

730

 

104

900

 

111

1090

70

335

 

77

412

 

84

500

 

91

615

 

98

750

 

105

925

 

112

1120

71

345

 

78

425

 

85

515

 

92

630

 

99

775

 

106

950

 

113

1150

72

355

 

79

437

 

86

530

 

93

650

 

100

800

 

107

975

 

114

1180

Arrastre de remolque: Para las recomendaciones para arrastrar un remolque, consulte el manual del usuario suministrado por el fabricante de su vehículo.

Reparaciones de los neumáticos

Las reparaciones deben correr exclusivamente a cargo de un profesional cualificado. El profesional acepta toda la responsabilidad de la reparación y no es aplicable la garantía de fabricación. Cooper Tire no recomienda el uso de sellantes antipinchazos. Nunca use una cámara en un neumático sin cámara como sustituto de una correcta reparación.

Almacenamiento de los neumáticos

Al guardar los neumáticos proceda con precaución.

Los neumáticos se deben almacenar en un lugar fresco y seco, alejados de fuentes de luz solar, calor y ozono, como, por ejemplo, conductos calientes y motores eléctricos. Los neumáticos deben almacenarse de manera que no exista peligro de que se acumule agua en su interior. Asegúrese de que las superficies donde deposite los neumáticos estén limpias y sin grasa, combustibles ni otras sustancias que puedan deteriorar la goma. Los neumáticos expuestos a estos materiales durante el almacenamiento pueden debilitarse y corren el riesgo de sufrir fallos súbitos. Asimismo, asegúrese de que circule aire por todos los lados del neumático, incluida la parte inferior, para evitar daños por humedad.

Si almacena neumáticos horizontalmente (uno encima de otro), hágalo de manera que los neumáticos situados en la base conserven su forma y gire la pila regularmente para preservar la forma de los neumáticos de la base.

Si almacena neumáticos al aire libre, protéjalos con una cubierta opaca a prueba de agua y elévelos del suelo. No los deposite sobre asfalto negro ni otras superficies termo absorbentes, suelo cubierto con nieve o arena.